"El arte de nuestros enemigos es desmoralizar, entristecer a los pueblos. Los pueblos deprimidos no vencen. Por eso venimos a combatir por el país alegremente. Nada grande se puede hacer con la tristeza." ARTURO JAURETCHE

sábado, 30 de octubre de 2010

jueves, 28 de octubre de 2010

EL AMOR

Todavía no puedo escribir. Todavía no. Pero anoche recordé este posteo que escribí hace ya tanto... o tan poco. Y me acordé porque me dí cuenta de que, detrás de todo esto que nos abruma, hay una inmensa historia de amor...



jueves 25 de junio de 2009

TE AMO TANTO...


Será que soy muy mina, muy peroncha, y muy de barrio. Y que - por esas tres cosas- todavía creo profundamente en el amor. Será que en mi barrio el machismo impide a los hombres abrir su corazón ante el mundo y reconocer que se mueren de pasión y ternura por una mujer. Y cuando eso sucede, o sucede algo parecido, en la intimidad de un cono de silencio en medio de la calle o en el secreto de un vino, la emoción me cierra la garganta y me destroza el pecho. Será que se trataba de una presidenta y un candidato. Será que ando medio sensibluda con estas cuestiones del corazón, últimamente.

Será por alguna de esas cosas o por todas juntas, que de pronto, la política se fue a la mierda y me quedé colgada con una declaración de amor.Ahí, en pleno corazón del conurbano peronista.

Ahí, donde estaban miles de gronchos con sus compañeras. Capaz con los pibes. Otros que fueron solos y habrán pensado, o no, en la doña que estaba en la casa esperando con el mate.Ahí, con decenas de cámaras que multiplicaban la imagen, esperando el grito de guerra, la arenga crispada, el sarcasmo resentido.

Ahí, el candidato fue Néstor y la Presidenta fue Cristina. Y Néstor le habló a ella. "Te amo tanto...", le dijo

Y yo moqueé como una tarada, pensando que no hay nada en el mundo más poderoso que el amor entre dos Compañeros.

miércoles, 27 de octubre de 2010

martes, 26 de octubre de 2010

SACATE LA FOTO



Mañana te me levantás tempranito, tipo siete, siete y media, depende de cuánto tardes en bañarte, te me perfumás y te me preparás unos mates (las medialunas compralas hoy y metelas en el freezer porque mañana no va a haber panadería). Y te ponés a esperar al censista.

Cuando te toquen el timbre, abrí. No es el cuco. Es el/la censista. Una maestra o un pibe que se va a hacer unos mangos pateando casas mientras vos estás tranqui en la tuya. Va a colaborar con vos, ¿sabés?. Va a trabajar todo el día para que sepamos cuántos somos, cómo estamos, cómo vivimos. Convidale un mate al censista, que está laburando. Contestale lo que te pregunte. Si no contestás, la foto sale mal. Y no le sirve a nadie. Tampoco a vos

Ya abriste la puerta en otros censos, ¿te acordás? No veo por qué no puedas hacerlo esta vez.
Así, cuando se publique la foto, estamos todos y podremos saber qué decisiones tomar para estar mejor.
He dicho

miércoles, 20 de octubre de 2010




No lo tolero. No lo toleramos. No.
No nos vamos a quedar tranquilos. No.
No vamos a guardarnos ni la tristeza, ni la indignación, ni el asco.
No vamos a hacernos los boludos los peronistas, que tenemos demasiados muertos. No.
No vamos a quedarnos callados los trabajadores, que tenemos demasiados muertos. No.
No. No puede quedar impune este crimen.
Definitivamente, NO.

domingo, 17 de octubre de 2010

LoS iMpreSenTaBLeS

Se quedó corto Borges cuando nos llamó incorregibles. La verdad es que los peronistas somos impresentables. Impresentables de toda impresentabilidad. Nacimos así, impresentables, colgados de un tranvía, cruzando un riachuelo, metiendo las patas en la fuente, quebrando para siempre la sorda modorra de una ciudad que miraba a Europa. No en vano el inútil de Sanmartino acuñó la frase que da nombre a este blog. Eso fuimos, eso somos, eso seremos. Un aluvión zoológico impresentable.

Impresentable ese Coronel de la Nación que azuzó a la turba dándoles los derechos que le eran propios, y encima tuvo el tupé de casarse con una ¡actriz! de dudoso rango e inexistente prosapia.

Impresentable esa actriz que no sólo mandó a las Damas de Beneficencia a que se metieran en el culo su goriosa institución, sino que usaba tapados de visón en pleno diciembre y mandaba tocadiscos a los hogares de huérfanas, máquinas de coser a las madres, llamaba "mis grasitas" a esos alborotadores, cambiaba la caridad por Justicia Social.

Impresentable esa horda de pobres, gritones, crenchudos, gordas, pibes de rodillas raspadas, viejas de pañuelos colorinches, negros de manos callosas, hediendo a grasa, a sudor, a barro de los suburbios.

Impresentables esas sirvientas que empezaban a reclamar a sus patrones el día de descanso, entre otras cosas, esos obreros que querían que sus hijos vayan a la universidad, esos peones que daban la vida por un estatuto, esos niños que soñaban llegar al mar.

Impresentable esa pretensión de dejar de ser testigos silenciosos para ser artífices de sus destinos.

Ciertamente impresentables... ¿impresentables para quién?

Para Mirtha Legrand, para Majul, para Susana, para Carrió, para Cleto el traidor, para Magdalena. Para la Sociedad Rural. Para los medios hegemónicos. Para la izquierda meadora lejana de tarros. Para la socialdemocracia. Para los radicales. Para los conservadores. Para la City. Para las señoras bian. Para las señoras masomeno que pretenden ser bian. Para los nuevos ricos. Para algunos intelectuales. Para los opinólogos que se la dan de intelectuales.

El peronismo es impresentable para todo aquel que se considere un biennacido, un bienpensante, un biencomido, un bien algo. Definitivamente, el peronismo es impresentable para la sociedad blanquita, moderna, pulcra, decente. Seguimos siendo los "cabezas". Esa sociedad no tolera ni la ética ni la estética del peronismo. Ni sus paradigmas culturales, ni su estirpe ni su forma de hablar.

El peronismo es altamente irritante porque es portante del elemento social capaz de modificar verdaderamente el destino colonial de la Patria, el elemento de cuyo seno proviene la posibilidad cierta de alterar las estructuras de poder: la clase obrera. Y esto, claro está, provoca el escozor lógico en quienes están agarrados de su cuotita de poder, desde la dueña de Clarín hasta el patrón del campo, pasando sin dudas por los empleados aquiescentes.

Hubo, por cierto, algunos "peronistas" que pasaron el filtro y lograron la aprobación de la tilinguería vernácula. Recordemos: Grosso, Manzano, Bauzá, Kohan, Cafiero, Chacho, De la Sota, Bordón, y, afeitadas las patillas, tirado el poncho y todos los principios justicialistas a la mierda, el innombrable. Es decir, la sociedad banca "ciertos peronistas". Los que no parecen peronistas. Los lavaditos, los tibios, los rubios. O los traidores.

Entonces no es extraño que, mientras estamos en un gobierno auténticamente peronista, asistamos a una especie de invisibilización del peronismo así, con nombre y apellido. Digámoslo una vez más: la sociedad, el establishment, no toleran ese sujeto urticante que renace hambriento de Justicia cada tanto.

En ese sentido, no está del todo mal esto que pasa. Estamos en un momento en el que, para seguir con este gobierno peronista, que toma decisiones peronistas, que lleva adelante Políticas de Estado PERONISTAS, necesitamos seguir contando con el apoyo de ciertos sectores que - no sin algún esfuerzo - están de este lado. Aunque no puedan asumir, aceptar, nombrar, dar pantalla, reivindicar, pertenecer al peronismo. Los políticamente correctos, digo. Algunas parcelas de la progresía, como los seisieteochistas, los sabbatellistas, los socialistas como Rivas. Amén de que necesitamos los votos aún de quienes ven al peronismo como algo impresentable, qué me importa si nos votan con cierto asquito, qué me importa si no puedo poner el escudito en la boleta, qué me importa si en vez de bombo tengo que usar violín o piano de cola.

Al fin y al cabo, el día que los impresentables peronistas seamos aceptados alegremente por la sociedad, que nos llamen de todos los programas, que almorcemos con Mirtha y bailemos con Tinelli, que salgamos en todas las revistas, nos habremos convertido en la remerita del Che.

Lo que importa es que podamos seguir teniendo días peronistas que, como todos sabemos, fueron, son y serán los más felices.
He dicho

sábado, 16 de octubre de 2010

EL VETO DEL 82% EXPLICADO A MI VIEJA


Sí, vieja, ya sé que andás puteando por los rincones, porque mi presidenta vetó el 82% con que te habían hecho ilusionar. Pero andá, leete esto que escribió el Riqui, y capazmente lo entiendas mejor...

miércoles, 13 de octubre de 2010

EL DÍA EN QUE EL MUNDO NO PESTAÑEÒ


Y aunque mi amo me mate
a la mina no voy,
yo no quiero morirme
en un socavón

Dieciséis minutos estamos ahí, con el aire apelotonado, pendientes de lo que algunos llaman milagro y otros entendemos obra de lo mejor del ser humano, tratando de reparar lo peor del ser humano, vaya paradoja. Dieciséis minutos esperando por Florencio, renaciendo de unas cenizas a las que lo habían reducido la explotación y la precariedad de sus condiciones de trabajo, la ambición de los dueños de la tierra, la necesidad de darle de comer a su familia, la arbitrariedad de haber nacido en un lugar en el que no hay más destino que el socavón.

La sucesión de pensamientos durante esos dieciséis minutos repara en la miseria y la grandeza humanas, en las historias de treinta y tres trabajadores. Hombres pobres, sencillos, de esos que la única propiedad que tienen son los hijos, y por eso los tienen de a montones. De esos que encuentran en el vino y las caderas de sus mujeres la razón de su sonrisa de dientes amarillos. De esos que no tienen más aspiración que volver a su casa, comer una tortaparrilla, armar un cigarro y sentarse en la puerta a esperar que llueva.

En medio, se cuela la ridiculez de un Eduardo Feinmann metido adentro de una cápsula, expresando la angustia, el pánico que siente, el pobre pelotudo que no entiende que estos tipos viven día a día a cuatrocientos metros bajo tierra. Y la torpeza de una conductora que tiene que llenar dieciséis minutos y dice “me late el corazón”. Y sí, estúpida, te late. Si no lo hiciera, estarías en noventa mil puntos de rating. Y un médico mostrándote una maqueta de la cápsula con cartulina y playmóvil, me cago en la tecnología.

Pienso en estos tipejos cuyo peligro laboral más grande es quedar en ridículo ante millones de telespectadores. Y en nosotros, con nuestros trabajitos, nuestro aire acondicionado en la oficina, nuestra internet, con el drama que significa que se nos rompa una uña o no ande la impresora, y el pibe del carrito con los sánguches, y el sueldo que nos permite llegar más o menos bien a fin de mes.

Ahí sale Florencio y ahí está ese Presidente, puta madre, digno hijo de una derecha eficaz que como titular de uno de los poderes del Estado no abandonó a esos treinta y tres. Y dice que va a cambiar la legislación, y la alegría se le sale, se le sale, por más que me digan que utiliza políticamente el hecho, qué me importa, si el tipo cumplió y la alegrìa se le sale.

Ahí sale Florencio y ahí está Chile, feliz, en las calles de Santiago, Punta Arenas, Valdivia, en las plazas, en los hogares, con corneta y papelitos como si hubiera ganado un mundial de fútbol.

Ahí sale Florencio y ahí está su esposa y el pibe. La mujer, su compañera, labios pintados, ojos delineados, uñas nacaradas... La mujer espera a su compañero y quiere que la vea linda, con esa sonrisa ancha y la lluvia en el pelo, diría Víctor Jara. Lo abraza y me emociona, porque eso es una compañera. Florencio dice que estén con sus esposas, que el amor es lo más hermoso.

Y sale Sepúlveda y se dice trabajador, minero. Y sale otro y se hinca y reza. Y así, los treinta y tres. Ahora acaba de salir Urzúa, el capitán que sube último. Se funde en el abrazo con el Presidente. Y le dice "Nunca más", y yo repito nunca más, nunca, con ningún trabajador del mundo, pensando en tantos treinta y tres que debe haber por ahí. Entrega su turno, Urzúa. Y abajo, los rescatistas muestran a cámara un cartel que reza "Misión cumplida, Chile". Y el Presidente grita un "¡Viva Chile, mierda!

Todos salen, todos suben, todos abrazan a sus compañeras, sus hijos, sus padres. Todas sus mujeres están así, maquilladas como para ir a una fiesta. Y sí, van a una fiesta. La fiesta de sus hombres que vuelven a la vida.

viernes, 8 de octubre de 2010

SEGUIDORA DEL BICENTENARIO

Hoy venía con toda la onda de escribir sobre la "multitudinaria" marcha contra la inseguridad, que con sus escasas ¿siete mil? (ups clarinete, ¿no se te fue un poco la mano?) personas mereció MEDIA TAPA del Clarinete de hoy, en contraste con la última marcha a favor de la Ley de Medios, que si no fuera por los dichos de Hebe ni siquiera aparecía en el cada vez más decadente y previsible arriete del monopolio, igual que la manifestación impresionante de los telespectadores de 678.

Juro que venía a escribir sobre eso, pero al entrar al blog vi que Almita, del excelente blog
ESTUFADOS, se había convertido en la seguidora número doscientos de este humilde espacio en el que garabateo unas líneas de vez en cuando, con mayor o menor eficacia, desde hace casi dos años.

Y, no sé, me dio una alegriíta, como cuando el mate te sale espumoso y rico, como cuando te tomás un buen vino y por encima de la copa están los ojos queridos, como cuando te desean buen día, como cuando te encontrás con un hermano que hace años que no ves y todo el aire del litoral se te sube sin permiso a la mirada, como cuando tu piba decide ir a una marcha.

Y que se vaya a la mierda Clarín, la marcha de la inseguridad, Lanata, el premio Nobel, Maurizio, la CTA y todos los boludos a cuerda del país y sus aledaños. Este pequeño blog llegó impensadamente a los doscientos seguidores. ¿Ya puedo hablar de mi "multitudinario" gadget de seguidores? Ta bueno.

He dicho

martes, 5 de octubre de 2010

DEMOCRACIA SINDICAL LAS PELOTAS

Ni tan buenitos, ni tan democráticos, ni tan tolerantes. Los muchachos que se quedaron con la CTA en un proceso cuanti menos objetable, por no decir fraudulento que queda feo, están tomando represalias contra los trabajadores que tienen el tupé de pensar distinto.

De delegado sindical a patrón, el muchachito Gentilli (legislador de Proyecti Surf) es el botón de muestra. Pasen y vean qué lindas tolderías...

Qué feíto, muchachos...

__________________________



Repercusiones de las elecciones en la CTA en la Legislatura porteña

DIPUTADO PORTEÑO DE PROYECTO SUR DESPIDE A TRABAJADOR POR VOTAR A YASKY

La Junta Interna de Ate Legislatura denuncia y repudia el despido del Compañero Martín Romero, quien hasta ayer trabajaba en el despacho del diputado de Proyecto Sur Rafael Gentilli. El motivo esgrimido por Gentilli (promotor de la lista 1 de Pablo Micheli) para el despido injustificado, fue que en la elección interna de la Central de Trabajadores Argentinos del 23 de septiembre pasado, Romero votó a la lista 10 encabezada por Hugo Yasky, que en la Legislatura tenía su correlato en la gestión gremial de la Junta Interna de ATE, encabezada por Pablo Gennaro.

Al respecto, Gennaro sostuvo que “Es llamativo que se tome esta medida arbitraria contra un trabajador legislativo, y que el único y exclusivo motivo del despido haya sido su voto a otra lista en las elecciones de la CTA”.

Para finalizar, Gennaro sostuvo que “la defensa de la democracia sindical y de la unidad en la CTA no se hace con la caza de brujas, con el despido de trabajadores y con persecución ideológica y que estas no son la ATE y la CTA que soñó GERMAN ABDALA. Informamos que antes de iniciar acciones gremiales agotamos todas las instancias de negociación para lograr que se pudiera reveer la medida pero el legislador Gentili no quiso dar marcha atrás con su decisión”.

JUNTA INTERNA
ATE - LEGISLATURA

CTA: AND DE GÜINER ISSSSS...

Creación imperdible del compañero Riqui, de HUINCA, con la involuntaria pero efectiva colaboración de los Monty Python. Cualquier parecido con la realidad... es la realidad

ESTE BLOG ESTA ORGULLOSO DE SER PARTE DE LA MIERDA OFICIALISTA