"El arte de nuestros enemigos es desmoralizar, entristecer a los pueblos. Los pueblos deprimidos no vencen. Por eso venimos a combatir por el país alegremente. Nada grande se puede hacer con la tristeza." ARTURO JAURETCHE

jueves, 30 de septiembre de 2010

LA PATRIA ES LATINOAMÉRICA


Lo intentaron en Bolivia, en Paraguay, lo lograron en Honduras y acá tienen unas ganas...
No cuentan con la determinación de los Pueblos. No cuentan con que todos los presidentes latinoamericanos han acatado la voluntad de sus Pueblos y actúan como un bloque infranqueable ante los embates de la derecha recalcitrante que pretende restituir sus privilegios.

Septiembre, mes históricamente negro para la historia de la Patria Grande, termina este año con otra intentona. Ya no hay espacio para la tolerancia, sépanlo. Todo un continente sale en defensa de su destino.

Esta vez, ¡NO PASARÁN!

He dicho.

martes, 21 de septiembre de 2010

INSTRUCCIONES PARA MEAR FUERA DEL TARRO

Lo voy a decir: para algunos peronistas, estar en la CTA es cuanti menos complicado. Para mí, en particular, es prácticamente un dolor de ovario. Al menos hoy por hoy.

La incomodidad parte de la convicción de que la clase trabajadora debe ser un actor político y social de efectiva incidencia en la vida nacional, y que esto sólo es posible con una central fuerte, única, y con un sindicato por rama de actividad. Esta es la estructura que funcionó por lo menos durante cincuenta años, y que los peronistas asumimos como incuestionable. Fue la estructura que echó a Onganía, a López Rega, que resistió e impidió mayores desguaces de Alfonsín.

Hasta que llegó el innombrable, y algunos "representantes" de los trabajadores anudaron la suerte de sus representados al carro demoledor del menemismo entreguista. Y todo se fue a la mierda. Ante aquel destrozo planificado del país, el surgimiento de la CTA fue uno de los modos que encontraron algunos compañeros para hacer frente al modelo neoliberal que dejó la Patria en ruinas.

Durante los gobiernos de Me*em, Tachuela y don Luis XXXII era tan fácil ser progre, como diría Sandrita. Qué joda se armó después del 2003, eh. El Kirchnerismo hizo realidad algunos de los reclamos históricos de la agenda progre: la asignación universal por hijo, la movilidad jubilatoria, las paritarias, las estatizaciones. El sentido común indicaría un apoyo al gobierno popular que llevó tus reivindicaciones al plano real. Pero no. El personalismo y la nula lectura política pueden más, y entonces, cuando el tarro está al lado de tu pata, te vas a mear a Helsinsky.

El Kirchnerismo, a fuerza de hacer, gestionar, gobernar, puso a los guardianes del progresismo en un brete histórico. Dividió aguas. Y esa división al fin se blanquea en una interna que deja al descubierto las hilachas de los que se vistieron de progres cuando era tan fácil. Lo que resulta difícil de explicar es cómo la ceguera puede llevarlos a alinearse con el enemigo.

Y hablo de ceguera porque se me ocurre la palabra más liviana para definir definiciones como la de Michelli; "Ahora, sí que hay cosas que son claras y es que los pibes y los viejos, los dos sectores más vulnerables están jodidos con estos políticos.” Hablo de ceguera porque no quiero hablar de hijaputez. Michelli habló de debate ayer en la Federación de Box, y no fue a dar el debate con Yasky por la tele. Dice que Yasky tiene relaciones carnales con este gobierno y los diputados de la CTA votan con la Sociedad Rural.

De Gennaro es otro excelente botón de muestra: "En vez de defender la renta minera, la renta petrolera, la renta sojera e ictícola, se podrían llevar adelante la distribución", dice. Habría que refrescarle la memoria, o avivarlo un poco. Al menos que se calle. Porque fue el inefable Claudio Lozano uno de los que votó en contra de la 125, que , entre otras cosas, planteaba la redistribución de una parte de la renta sojera. Quiero ver cómo votan los diputados de la CTA el proyecto de Recalde...

El jueves vamos a elegir qué CTA queremos tener. Una CTA coherente con su planteo histórico y firme junto a los trabajadores, alineada con el campo nacional y popular, lo que no va en desmedro de su autonomía, o una CTA oponguista, histérica, que hace mil marchitas para ir a putear una puerta y que termina alineada con la patronal.

Pero este era un posteo que pretendía instruir sobre las acciones necesarias para mear fuera del tarro. Es muy fácil. Vas y te armás una listita. Y conseguís que te apoyen
Felipe Solá y Margarita Stolbizer.

He dicho

miércoles, 15 de septiembre de 2010

INSTRUCCIONES PARA AMAR AFUERA DEL LUNA



Primero te abrochan en el laburo: te encajan un acto que figura en la agenda a las seis, pero está convocado a las seis y media y va a empezar a las siete. Puta madre, como te complican la vida. Todo bien con los gallegos, pero te preguntás por qué carajo celebran en septiembre un algo que pasa porque el 25 de julio este año cayó domingo. Y no tenés más remedio que comerte el acto, muy lindas las gaitas y las panderetas, pero métanle pata que me tengo que ir a ver a mi presidenta.

Él, que se entera a último momento, decide esperarte. Va a prederse parte de la movida sólo porque quiere ir con vos, porque para eso es tu compañero, qué joder. Y vos te morís de amor por ese pequeño gesto.

Termina el actito de los gallegos, bajás a la oficina, juntás tus cositas, hacés un rápido zapping para ver en qué anda lo del Luna. El viejo te dice que la presi no empezó y vos le contestás que es porque te está esperando.

El que está esperando en la Avenida es tu compañero, que quiere ir con vos. Y lo buscás y se van a los pedos. Llegando a Paseo Colón se escuchan las voces que vienen del Luna. Una voz de hombre. ¿Será Néstor? No, deben ser Juan o el Cuervo. Faltan pocas cuadras. Escuchás a la locutora gritando el nombre de tu presidenta. Bueno, pensás, al menos le pone garra. Y te morís de envidia. Vos ya estuviste en ese escenario. Nunca tuviste la oportunidad de cumplir tu sueño de gritar el nombre de tu presidenta. Puta madre. Esperanos, presidenta, que ya llegamos.

Al fin, al fin llegás, cagada de calor por la corrida y ella, tu presidenta, te recibe diciéndote que es una militante peronista. ¡La puta! No podría recibirte mejor. Pensás en la vieja chota de los almuerzos y te la imaginás con el dedito en la barbilla diciendo "a mí me parece mal que una presidenta hable como una militante partidaria" .

Te sacás el tapado y el suéter por el calor, tu compañero te acaricia febrilmente con la mirada, LA militante peronista habla, define, se emociona. Con la claridad y la contundencia de siempre. Dice que nunca se ha insultado de esta manera a un mandatario elegido por el pueblo. Tu compañero recuerda al innombrable y vos le decís que no, que no es así, que no es igual. No hay tiempo de explicarle. Pero pensás en la palabreja preferida de quienes la insultan: "conchuda". Pensás, en una milésima de segundo, que cuando uno dice de alguien que es una conchuda está diciendo que es una jodida, una mala mina, como si toda la maldad, la perversión, la jodidez humanas cupieran en una entrepierna femenina. Por suerte, los compañeros peronistas saben que allí reside toda la gloria del universo. No hay tiempo para explicarle todo esto que pensás en una milésima de segundo, pero se lo explica ella desde la pantalla. Que para criticarla hablan de lo que se pone o de cómo se pinta, dice. Que hablan de su condición de mujer porque no tienen argumentos políticos. Que no la critican por sus errores, dice, sino por sus aciertos. Por "nuestros aciertos", dice. Y que sigan criticando. Que sigan criticando, dice, y eso es una promesa. Es la promesa de que vamos a seguir haciendo, construyendo, gobernando para el Pueblo.

Otra vez se te infla el pecho. Hay una máno cálida posada levemente en tu cintura. Hay amor ahí, en esa mano. Hay amor en esa presidenta militante. Hay amor en toda esa gente que levanta las banderas porque ella lo pide, casi que lo ordena. Y vos levantás también, aunque hoy no hayas venido con más bandera que tu corazón. Es tan bello amar afuera del Luna.

viernes, 10 de septiembre de 2010

miércoles, 8 de septiembre de 2010

MIL Y LA CHARRASCA

Paparula como soy, me se pasó el tiempo y no escribí lo de los mil días. Ahora ya está, ya fue. Pasaron los mil días pero no pasó el orgullo que me provoca esta mujer.

Hoy hablo sobre los mil y la charrasca, unas horas apenas. Me prendo el enésimo pucho del día y miro la foto que sacó Carlos. Cristina nos abraza, vestidita de azulceleste y blanco, vestidita de Patria. Cristina camina entre la multitud. Cristina con su collarcito de perlas y su sonrisa que sólo muda cuando habla de la injusticia, de la avidez de los poderosos, de las complicidades, de la ignominia que se extendió impiadosa sobre nuestras espaldas. Su sonrisa que se ilumina cuando entrega las net a los pibes, o anuncia reparaciones: la asignación por hijo, el aumento a los viejos...

Después de tantos años de morder el polvo, tragar sapos y todo lo que debimos soportar los peronistas y aquellos que, sin serlo, sólo aspiran a una Patria Justa, Libre y Soberana, estos mil días vienen siendo un soplo de aire fresco, un vientito del sur que reaviva las llamas, una lluvia que endulza el verano con ese olor de tierra mojada.

Recuerdo el día uno. Una fiesta para nosotros. Una fiesta así como cuando se hace el amor con alegría, sonriendo, como bailando. Una fiesta en la que una mujer como yo, como cualquiera, era la primera mujer elegida para conducir la Nación, y cantaba en un escenario, y brillaba, brillaba ya desde el Congreso. Recuerdo que iba llegando yo a la Plaza del Congreso y escuchaba sus primeras palabras como presidenta. ¡Pero esta mina no está leyendo! Fue lo primero que pensé. Parece una pelotudez, pero no. Alguien que no lee su discurso me habla desde las tripa, sin red. Escuchar a esa Presidenta ya era una fiesta.

Claramente desde ese día uno las ratas empezaban, en los sótanos de la Patria, a tratar de raspar los cimientos. Lo hacían disimuladamente, claro. No como ahora. Desde las tribunas de doctrina se advertía a la población que en realidad no cambiaba nada, que todo era más de lo mismo, con la sola diferencia de la figurita. Intentaron introducir la idea de que el que realmente iba a gobernar era Néstor, que ella no tendría autoridad, que iba a ser una pelea constante de liderazgos.

Los mil días y la charrasca demostraron que mi Presidenta tiene una impronta muy superior a los energúmenos que la maltratan, que planea tranquila varios metros arriba del vuelo gallináceo de la oposición. Que Néstor y ella conforman un tándem perfecto donde se equilibran las fuerzas que van en una sola dirección: la felicidad del Pueblo y la grandeza de la Patria. Que Néstor esta ahí, como todos nosotros, cuidándola.

Los mil días y la charrasca demuestran que mi Presidenta es mucho, mucho más de lo que ellos pensaban. Es mucho más de lo que pensábamos todos, aún los que la bancamos a muerte desde el día uno. Superó todo lo que imaginábamos en nuestras mejores horas de ensoñación patriótica. Se calzó las polleras y arremetió, como buena pendenciera que es, contra los capitostes de la Argentina vieja. Se la agarró de a poquito, despacito, pluma pluma. Uno a uno. Se metió con los agrogarcas como nadie, desde Perón, lo había hecho. Mierda que hay que tener ovarios. Se bancó la traición de su vicepresidente. Se bancó los insultos más violentos que yo recuerde que se hayan proferido contra primer mandatario alguno, desde el 83 hasta estos días. La amenazaron ¿recuerdan?. "Maten a la yegua". Se banca la feroz campaña de la rapiña periodística. Se bancó todas, de pie. Se metió a democratizar la palabra, terminando de ponerse en contra a los usurpadores de la palabra, a los dueños a la fuerza de cada letrita. Nunca, en estos años de democracia recuperada, un presidente sufrió ataques más feroces. Tal vez porque es mujer y se supone frágil. Pobres pelotudos. Tiene más coraje que todos ellos juntos.


Alguna vez escribí: "Me encuentro diciendo, a veces, que este País no estaba preparado aún para una Presidenta. Tal vez debería decir que la parte chota de este país no está preparada. Y menos para una Presidenta como ésta, que los deja regulando cada vez que abre la boca y los caga desde un quinto piso cada vez que decide algo" . Sigo creyéndolo. Es demasiada Presidenta para la contra que tiene. Nunca van a poder llegarle a la hebilla del zapato.


Mil días y la charrasca. Mil días peronistas. Y el orgullo que crece.

He dicho.









jueves, 2 de septiembre de 2010

ALIVIO

La Rama Pendenciera de Aluvión Zoológico está en condiciones de afirmar con cierta seguridad que, luego de los ingentes esfuerzos del personal especializado, han sido hallados con vida y casi gozando de buena salud, los patitos que se le han salido de la fila a la Dra. Elisa María Avelina Carrió. Lo de "casi" es por el lugar del que provienen.

La Rama Pendenciera respira aliviada.

ESTE BLOG ESTA ORGULLOSO DE SER PARTE DE LA MIERDA OFICIALISTA